Mundo | 08/11/2019

Brasil Lula, libre tras 580 días en prisión: "Quiero pelear de nuevo"

El ex presidente brasileño recuperó la libertad después de que el juez Danilo Pereira lo resolvió esta tarde. Da Silva está condenado a una pena de ocho años y diez meses por corrupción.

Lula quedó libre tras un fallo emitido este jueves por el Tribunal Superior de Justicia.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da SIlva recuperó hoy, pasadas las 17.40 la libertad, después de pasar 580 días preso y luego de haber sido detenido el 7 de abril de 2018 para cumplir una condena de ocho años y diez meses por corrupción.

"Realmente quiero pelear de nuevo", expresó Da Silva tras salir de la cárcel de Curitiba hacia San Pablo, su ciudad natal.

Lula, de 74 años, abandonó la prisión después de que el juez Danilo Pereira, en el estado sureño de Paraná, ordenó la liberación del ex mandatario, que gobernó el país entre 2003 y 2010, que fue recibido por una multitud que cantó el Himno de Brasil. También estuvieron los principales dirigentes de su Partido de los Trabajadores (PT).

 

"Queridos compañeros y compañeras, no tienen la dimensión de lo que significa para mí estar hoy aquí con ustedes”, comenzó Lula en sus primeras palabras dichas en libertad. 

Y siguió: “Toda mi vida conversé con el pueblo brasileño, y no me imaginé que el día de hoy iba a estar aquí conversando con los hombres y las mujeres que durante 580 días estuvieron diciendome 'buen día, Lula', 'buenas tardes, Lula', 'Buenas noches, Lula', no importa si llovía, si hacían 40 grados o si hacían cero grados, todo el santo día sus voces eran el alimento de la democracia que yo necesitaba para resistir”, sostuvo.

El juez Pereira aceptó un escrito presentado esta mañana por los abogados de Lula, quienes, a partir de un fallo dictado ayer por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) consideraron que su cliente debía salir de la prisión.

El STJ dictaminó que ningún detenido en Brasil sin una sentencia firme resuelta por la máxima instancia judicial del país debe estar en prisión.

Lula dijo que ahora, además de "seguir luchando para mejorar la vida del pueblo brasileño, de luchar para que esos tipos (en referencia al gobierno) no sigan entregado el país, quiero mostrar el lado mentiroso” del presidente, Jair Bolsonaro, comentó ante sus partidarios.

El ex mandatario se tomó un tiempo en su discurso para agradecer a sus colaboradores y a quienes trabajaron para lograr sus libertad. Entre ellos, mencionó a la socióloga Rosángela Da Silva, su pareja y prometida. 

”Logré la proeza de estando preso conseguir novia y que ella acepte casarse conmigo”, comentó antes de besarla.

Y siguió: "Quiero que todos sepan que Moro no encarceló a un hombre, quisieron encarcelar a una idea y las ideas no se encierran, no se matan". 

Por su parte, el ministro de Justicia, Sérgio Moro, quien mientras se desempeñó como juez lideró la investigación del llamado "Lava Jato", que derivó en la detención de Lula, pidió respetar la decisión del Tribunal Supremo.

GT