Mundo | 08/11/2019

Chile Una nueva marcha multitudinaria en Santiago termina con saqueos, incidentes e incendios

Las llamas destruyeron el techo de la sede de la Universidad privada Pedro de Valdivia, mientras en las calles manifestantes y policías se enfrentaron duramente.

Una sede universitaria ardió en Santiago de Chile en medio de los incidentes.

Decenas de miles de manifestantes participaron hoy de la denominada tercera marcha más grande de Chile, en la céntrica Plaza Italia de Santiago, donde a pocos metros y en medio de saqueos y enfrentamientos con las fuerzas del orden se registró un gran incendio en la sede de una universidad.

A tres semanas de un estallido sin precedentes y en medio de una multitudinaria marcha que se desarrollaba de forma pacífica, se desató un incendio en la sede de la Universidad privada Pedro de Valdivia.

El centenario edificio comenzó a arder por el techo cuando manifestantes encapuchados se enfrentaban con agentes antimotines y habían encendido barricadas en los alrededores, manifestaron testigos a la cadena CNN Chile.

El fuego se propagó rápidamente por todo el edificio, lo que obligó a más de una docena de compañías de bomberos para controlar las llamas.

Los manifestantes habían rebautizado la plaza de la concentración con un enorme lienzo llamándola "Plaza de la Dignidad".

Al caer la tarde, una marea de manifestantes colmó -por tercer viernes seguido- por completo la avenida Alameda para avanzar hacia la Plaza Italia, portando banderas chilenas, pancartas con mensajes contra el Gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera.

Al pasar por el frente del palacio presidencial, los manifestantes entonaron lemas en contra del mandatario, reclamaron su renuncia e insultaron a los policías que resguardaban el edificio, reportó el diario El Mercurio.

Está semana, el mandatario endureció el tono para defender el orden público pero realizó ningún anuncio social para responder al reclamo de los manifestantes que reclaman mejores jubilaciones, cambios en los sistemas de salud y educación, entre otras demandas que mantienen a los chilenos movilizados desde hace 22 días en todo el país.

El giro de la estrategia de Piñera para neutralizar la ola de protestas, que incluyó un endurecimiento de la agenda de seguridad y la convocatoria al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), desató hoy críticas desde la oposición y dividió a la propia coalición gobernante "Chile Vamos".

Otra marea de manifestantes, en su mayoría jóvenes, desfiló frente al palacio presidencial La Moneda, entonando consignas contra Piñera y reclamando su renuncia.

Entretanto, expertos de la ONU en derechos humanos condenaron hoy el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Chile, en respuesta a las protestas de las tres ultimas semanas en las que se registraron veinte muertos y unos 1.600 heridos.

GT