Sociedad | 18/02/2020 08.02

Crimen en Villa Gesell La selfie de los rugbiers tras matar a Fernando: sonrientes y con los pulgares arriba

Se conoció una foto en la que aparecen seis de los sospechosos y un séptimo joven que sería el llamado "rugbier número 11".

La selfie de los rugbiers, tras el crimen de Fernando

La selfie de los rugbiers, tras el crimen de Fernando

Redes

Tras conocerse que la fiscal que investiga el crimen de Fernando Báez Sosa extenderá la imputación como coautores del homicidio a los ocho rugbiers detenidos, se conoció una selfie que el grupo se tomó luego de asesinar al joven de 19 años.

La foto fue tomada por Blas Cinalli y aparecen, además, otros cinco de los acusados: Máximo Thomsen, Luciano y Lucas Pertossi, Juan Pedro Guarino, y Ayrton Viollaz. 

Además se ve a un chico con buzo azul y el pulgar levantado que podría ser el rugbier número 11, al que está apuntando la defensa de la familia de Fernando, encabezada por Fernando Burlando. Al chico lo apodarían Pipo y tendría 17 años.

La foto, que hablaría de una actitud de insensibilidad por parte de los rugbiers tras haber matado a una persona, fue tomada a las 5,11 de la mañana del 18 de febrero, es decir aproximadamente 30 minutos después del crimen.

En los teléfonos celulares de los acusados los investigadores encontraron también el mensaje del grupo de chat llamado LosDelBoca3 en el que Lucas Pertossi escribió: “Estoy cerca de donde está el pibe (Fernando) y están todos a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia... caducó”. 

La selfie fue tomada poco después. La fiscalía consideró que el grupo intercambió ropa y fue a un local de comidas rápidas aparentemente para armar una coartada.

ML